Mi blog de maquillaje

Aqui comparto mis experiencias y opiniones sobre los productos de maquillaje y cosmética que utilizo, asi como los trabajo que realizo etc... espero que os gusten!

martes, 7 de enero de 2014

"El perfume, más importante que la rúbrica", segunda parte: Por fin, Feminité du bois.

Buenas tardes lectores:

En el anterior post, os inicié en el mundo de Serge Lutens , y de sus perfumes sublimes. Hoy continuo la história, porque aun no habia terminado.Hoy tengo en mis manos un precioso frasquito de lineas rectas y de  liquido marrón ambarado, que evoca a traves de su olor visiones de lugares lejanos y de epocas pasadas. Feminite du bois es para mi un olor eterno, atemporal y único. Sobretodo único.

version vintage para shiseido

version actual


Durante algunos años trabaje en el mundo de la perfumería, y tuve la oportunidad de poder provar gran variedad de fragancias.
El perfume es una elección muy personal, pero cierto es que hay algunos que despiertan el interes de la gran mayoria, siendo aquellos que llamamos comerciales.
Los primeros meses me dejaba enbrujar por los anuncios, las campañas publicitarias de los perfumes más vendidos, y tengo que reconocer, que me hacia especial ilusión formar parte de esa história, de esa chica que espera en un tejado de paris, viendo florecer miles de tulipanes rojos, o creer ser como esa mujer voluptuosa que camina en una pasarela  dorada llevando un perfume con miles de aros dorados en el cuello alargado... pero luego me aburri. Empecé a buscar perfumes no tan televisivos. Buscar aquellos que tenian una história detras. Conocí grandes personajes como Thierry Mugler y su Angel, o el gran Monsieur Guerlain, grande de grandes con Shalimar o las Alegorias...
Hasta hoy. Hoy me apetece buscar más alla si cabe. Buscar lo que se llaman perfumes nicho. Rarezas. Diferentes notas olfativas, no simpre lo mismo.
Por eso, hoy escribo este post. Para compartir con vosotros la alegria que me supone tener un frasquito de Feminite du Bois.

 Serge Lutens cuenta:

 "Cuando Shisheido me pidió crear un nuevo perfume, mezclé muchas ideas a cual más loca. Me acordé de los inolvidables cuentos de las princesas de Heian que en el siglo X hacían saber a sus amantes si podían ir o no a la cita perfumando el papel de las cartas, con un olor encantador. Sublime fineza, equilibrio entre escritura y séptimo sentido.



 La época de Heian fue, sin dudas, el momento de máxima finura en Japón. En ninguna otra corte del mundo, la civilización había alcanzado tal expresión, casi la perfección humana.
Me volvieron a la mente otras imágenes de Japón, mejor dicho, de mi Japón, país en el que viví hasta 1971. Visité los talleres de los perfumistas de Kyoto. Perfumistas que preparaban, según una tradición inmutable en el tiempo, generación tras generación, las alquimias codificadas, secretas, de los perfumes del Imperio. Trozos de maderas, raíces, arces centenarios, milenarios, paisajes de montaña fantásticos, montañas en miniatura con perfumes raros, desconocidos. Siempre me sentí querido por la gente tan amable, que te explicaba sin problemas su pasión, y aquellas visitas han hecho planear sobre mí la sombra de la madera.




Pero fue en Marruecos cuando tuve una corazonada. Hacía tiempo que soñabacon un nuevo perfume, del olor del cedro del Atlas. Cuando paseaba por las callejuelas sombrías de la Medina, me atraía el olor a madera, quemada o fresca, con esas notas a crema, miel, dulce. Una madera especiada. Tierna y fuerte. El cedro, una vez cortado y calentado al sol, desarrolla un aroma muy sensual que se percibe como algo animal.




 El palacio maravilloso con suelos de cedro…una madera que parece tener una esencia divina…cuenta la leyenda que es el único árbol que Dios ha plantado con sus propias manos. El cedro contiene rosas de madera y cuya corteza desprende una mezcla a canela y cardamomo…
Así, creé el perfume para Shisheido basado en la tradición japonesa de la madera, el cedro de Marruecos, las especias que conozco…."

En la pagina de Olibanum, lo describe asi :

Ingrediente clave para crear Feminité du Bois fue el Iso E Super, que en la versión vintage de 1992 rondaba el 50% de la fórmula. El Iso E Super es una molécula de gran tenacidad pero suave olor que aporta notas amaderadas y sobre todo un tipo de calidez ambarada-iridiscente distintiva de este material que enriquece el tema amaderado central. 




 Otra parte importante de Feminité du Bois es la compleja nota frutal que se desarrolla a lo largo de la fragancia, en la que se distinguen matices de melocotón, pera y ciruela- la más destacable y especialmente desarrollada en el extracto vintage. Las frutas se confitan con una nota melosa de cera de abeja, una nota de vainilla azucarada y la nota cálida especiada de la canela. Hay otras especias distinguibles en la composición que contribuyen al tono seco: clavo, algo de comino y el toque acidulado del cardomomo.




 El corazón de la fragancia es más floral, pero se mantiene el tono oscuro, con absoluto de rosa turca una nota fresca que también contribuye a la textura, algo de flor de naranjo y notas de violetas frescas para dar un ligero acabado empolvado. En la base hay una nota balsámica importante y profunda gracias al benjuí junto con notas almizcladas muy texturizadas con Cashmeran y algo animalística y coriáceo: castóreo.

Antes de ser retirada, hacia el 2006/7 -depende un poco del lugar desde el que leáis esto- Feminité du Bois se comercializaba como una fragancia de Shiseido, con una gama amplia de productos. Aún se pueden encontrar en Internet a precios razonables esos productos cuyo envase evocaba formas orgánicas de la naturaleza y el extracto es especialmente bueno. La fragancia ha sido de nuevo puesta a la venta en la línea de perfumes Serge Lutens en este 2009 que está acabando, con el formato de dicha línea del frasco rectangular y la concentración de EdP; pero las normativas actuales que regulan el uso de los ingredientes en perfumería han obligado a reformularla. Muy encomiable el esfuerzo que han hecho en la reformulación por mantener el carácter y la calidad original, porque realmente el perfume se mantiene en su singularidad: más allá de lo amaderado, sigue siendo la sublimación de aquel recuerdo y aquella sensación que Serge Lutens conoció en sus primeras estancias en Marruecos. La nueva Feminité du Bois es muy similar a la vintage, aunque es menos rotunda en su salida y tiene menos contrastes de matices, su tonalidad es más ambarada y cristalina que la versión vintage que era más oscura, pero quizás la diferencia más notable sea el fondo más almizclado que aporta a esta versión un carácter más atmosférico. Deliciosa y misteriosa, perfecta para el espíritu de recogimiento a que invita el invierno.


Gracias a Joaquin por este regalo de Reyes tan especial, y a Olivia por ser tan atenta, y enseñarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada